Caracas conmemora sus 448 años necesitando más atención de su gente

0

Publicado por Daniela Damiano / Amnistía Internacional

AMNISTIA1

.

Caracas, la ciudad históricamente amable de techos rojos y de gente apacible, hoy cumple 448 años. Sumergida en la velocidad que le exige el modernismo, la sobrepoblación y el caótico tráfico, la capital de Venezuela ya no es lo que fue en el pasado. Ahora está marcada por las cicatrices que le han dejado años de indiferencia y maltrato, provenientes especialmente de su misma gente.

Hoy queremos conmemorar un nuevo aniversario de esta particular ciudad, sin que la alegría y el entusiasmo característico de un festejo, nos haga olvidar que, ahora más que nunca, Caracas necesita de su gente para convertirse en una urbe donde sea agradable asentarse para hacer vida.

“Nuestra capital alguna vez fue una ciudad modelo, a la que todo el mundo volteaba a mirar”; así lo señaló la presidenta del Instituto Metropolitano de Urbanismo Taller Caracas, Zulma Bolívar. “Caracas iba al ritmo de la dinámica global. En los años 80 toda Latinoamérica miraba a esta ciudad como ejemplo por sus grandes obras en infraestructura, sus adelantos en transporte masivo y su manera de mezclar los edificio de oficina, con comercios y residencias”, dijo.

Ahora es una “ciudad que se quedó perdida en el tiempo. Caracas ya no está a la par de las exigencias mundiales y se encuentra en un letargo de más de 15 años que ha hecho que pierda las características que la posicionaban como esa ventana maravillosa de Latinoamérica”, manifestó.

Los últimos rankings sobre calidad de vida en las urbes, ubican a Caracas en los últimos peldaños, incluso, está por debajo de todas las ciudades de Latinoamérica.

Bolívar destacó que lo maravilloso que aún mantiene la ciudad es su clima, dado por su ubicación geográfica.

Por otra parte, el escritor venezolano Héctor Torres, quien además le dedicó a esta urbe un libro titulado Caracas Muerde, la define como un lugar “temperamental e intenso, con mucha energía, con algo de neurótico y al mismo tiempo de ternura”.

Dijo, consensuando con Bolívar, que “lo bello de Caracas es todo lo que nos ofrece naturalmente, como su clima, su color, su atmósfera, todo aquello que la mano del hombre aún después de casi 500 años, no ha podido destruir”.

Sobre la hostilidad que hoy en día forma parte de la cotidianidad en Caracas, manifestó que esta característica no es un elemento intrínseco de la ciudad, sino de sus habitantes.

El escritor señaló que desde hace bastante tiempo, los ciudadanos, en su afán de aparentar ser lo que no son, han venido agrediendo a su ciudad: “Desde tiempos de Guzmán Blanco, cuando quiso afrancesar la ciudad o cuando empezaron a hacer edificios de vidrio de espejo en una ciudad con un sol esplendoroso, quemando todo el verde que hay alrededor, poco a poco fuimos desvirtuando todas las bondades que nos ofrecía Caracas”.

Manifestó que lo que necesita ahora la ciudad es más gente que entienda cómo conectarse con ella para aprovecharla y para vivir dentro de sus dimensiones. “Definitivamente, lo malo no es Caracas, es el comportamiento despreocupado y apático de su gente”, puntualizó.

.

Sus problemas son tus problemas

Actualmente, la ciudad es cuna de alrededor de 5 millones de habitantes entramados en una mezcla de culturas, razas, pensamientos y sentimientos diferentes que confluyen, chocan y se comunican en un mismo lugar.

Como es bien sabido, todas las ciudades tienen sus problemas y Caracas no es la excepción. Este hermoso valle se está quedando pequeño para todos los que nacen originalmente en sus tierras, y otros que, buscando mejores condiciones de vida, deciden unirse desde los pueblos más remotos a la dinámica caraqueña.

La presidenta del Instituto Metropolitano de Urbanismo Taller Caracas resaltó que la única manera para que un lugar con altos índices demográficos pueda salir adelante, es que las políticas públicas sean aplicadas y acatadas con responsabilidad por todos.

También se mostró preocupada por la falta de construcciones nuevas para atender las necesidades de la población, y el precario mantenimiento de las ya existentes.

Sin duda, el tema del congestionamiento vial es otro de los grandes problemas que aquejan a los caraqueños todos los días. “Caracas tiene uno de los niveles de congestionamiento vehicular más altos en Latinoamérica. En la mayoría de las ciudades, el recorrido de una persona desde la casa al trabajo no sobrepasa la hora, en Caracas los ciudadanos perdemos más de 2 horas y media en promedio todos los días”, dijo.

Esta situación responde al no cumplimiento de las leyes de tránsito y a la inexistente cultura del uso de la bicicleta como medio de transporte ecológico y sostenible, “actualmente reconocida en muchas urbes del mundo”.

Otro de los males de Caracas es que más del 50% de la población vive en sectores informales y de alto riesgo. “Muchas de estas personas no cuentan con los servicios básicos para poder vivir dignamente como agua, luz, cloacas, gas, etc; tampoco tienen cerca parques, escuelas, ni hospitales. A estos problemas, se le suma el peligro que corre la vida de las familias que, por su necesidad, construyen casas en zonas inestables”, manifestó Bolívar.

El asentamiento de población en zonas inapropiadas y la no atención de las áreas verdes para el disfrute de los ciudadanos, hace que cada día Caracas cuente con menos centímetros de vegetación.

“Solo el 10% de las áreas decretadas como parques naturales o zonas protegidas están siendo utilizadas por los ciudadanos. El resto de la zona verde de Caracas se encuentra invadida para otros usos o son terrenos baldíos”, explicó.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), sugiere que cada habitante debe contar con 10 a 15 metros de áreas verdes a su alrededor. La realidad Caraqueña es que tenemos las zonas verdes para cumplir con esta exigencia, pero la mayoría de ellas son inaccesibles para el disfrute ciudadano.

AMNISTIA2AMNISTIA3

.

Finalmente, la experta destacó que el problema principal de Caracas reside en la pobreza intelectual de sus ciudadanos: “Lamentablemente, existe un gran abandono de la cultura urbana y la educación ciudadana, tanto en sus políticos como en su gente”, acotó.

.

Es hora de hacer

Muchos coinciden en que las personas que han tenido el poder para gobernar la capital venezolana, no han tenido una visión clara de lo que debería ser una ciudad de primer mundo.

Bolívar destacó que los caraqueños están cansados de esperar que se cumplan promesas que un día se vociferaron en nombre de honrar la calidad de vida de muchos, pero que nunca se convirtieron en realidad.

Pocos ejemplos como el “saneamiento de Río Guaire, el término de la pasarela que empieza en el Parque Generalísimo Francisco de Miranda, y la utilidad que se le dará a la Torre Confinanzas o al Centro Comercial Sambil de la Candelaria, son algunas de las deudas que aún los caraqueños están a la espera sean saldadas”, explicó.

Para el escritor Héctor Torres los problemas que más afectan al caraqueño se fundamentan en la falta de control en la aplicación de las políticas públicas y la falta de conciencia por parte de la gente para respetar las normas.

La violencia, muchas veces, es consecuencia del abuso. Si tú te estacionas en un lugar indebido, debes estar consciente de que le estás quitando el derecho al otro de caminar con libertad por allí; si no botas la basura en su lugar, también le quitas el derecho a los demás de vivir en un lugar limpio”, indicó.

Ambas personalidades coincidieron en que es urgente que los representantes del gobierno actual implementen políticas públicas que realmente sean aplicadas por los ciudadanos. Para ello, también debe existir un mecanismo sancionatorio que dirija a la gente a no violar las leyes.

“¿Tú crees que los estadounidenses o europeos son mejores personas que nosotros? Por supuesto que no. Lo que pasa es que en esos países sí se cumplen las reglas, de lo contrario, vas preso o te llega un multa a tu casa altísima”, reflexionó Torres.

.

Ciudad para la gente

La ciudadanía tiene el deber de cumplir las políticas públicas que establece la ley, pero también necesitan un aliciente que les haga sentirse orgullosos de una Caracas que les consienta y les complazca en cada una de sus necesidades.

Para lograr esa Caracas soñada, nuestros entrevistados manifestaron que es fundamental que se trabaje en objetivos comunes que le brinden bienestar a todos los que decidieron continuar su vida en este menospreciado valle.

Los caraqueños necesitan volver a amar a su ciudad recorriéndola, respirándola y considerándola. Necesitan darle una oportunidad para que deje de ser ese lugar caótico donde todos gritan, se empujan y maltratan. Esa oportunidad se materializará en la medida en que todos trabajemos por convertir a Caracas en un lugar más deseable y admirable.

Bolívar señaló que la ciudad que quiere la gente no es una utopía, es más bien, una meta cuyo trabajo se está haciendo desde ya. El Instituto Metropolitano de Urbanismo Taller Caracas actualmente trabaja en un plan denominado “Caracas Metropolitana 2020”, el cual consiste en una minuciosa estrategia para que la ciudad le brinde una mejor calidad de vida a sus habitantes.

Dentro del plan se incluyen líneas de acciones orientadas a la accesibilidad y movimiento, la seguridad, el cuidado del ambiente, productividad y la educación en valores ciudadanos.

Por su parte, Torres considera que lo más importante para rescatar la identidad del caraqueño es que se creen espacios públicos donde la gente pueda encontrarse y relacionarse.

“Tenemos que seguir impulsando iniciativas donde el espacio privado y ocioso se convierta en público. Más plazas, parques, aceras para caminar, bulevares sería lo ideal para que la gente comience a conocer y a querer un poco más a su ciudad”, indicó.

.

Una celebración que apela a la conciencia

En los 448 años de Caracas, los principales agasajados son sus habitantes, esas personas que por amor, necesidad o pura inercia, viven en este valle. A ellos se les felicita, pero también se les hace una llamado de atención para que cuiden y se comprometan con una ciudad maltratada, pero rescatable.

Para conmemorar este nuevo aniversario, la presidenta del Instituto Metropolitano de Urbanismo, indicó que la Alcaldía Metropolitana de Caracas, en coordinación con las del Hatillo, Sucre, Baruta y Chacao, tomará el mes de julio para realizar varias actividades.

La agenda para celebrar el aniversario de Caracas está compuesta por foros de análisis permanente de la ciudad, un Bici Rally que consiste en recorrer el municipio Chacao, Baruta y Sucre en bicicleta, eventos gastronómicos en la avenida principal de La Carlota, y la realización de una sesión solemne el 31 de julio, para reconocer el esfuerzo de aquellas personas que han trabajado incansablemente por su ciudad.

La agenda cierra con una actividad ecológica llamada “Más verde para Caracas”, donde se plantarán 448 árboles en la zona protectora de la Universidad Simón Bolívar, organización encargada de reforzar el bosque urbano de la ciudad.

Amnistía Internacional se une a esta celebración, exhortando a los caraqueños a dejar de lado la apatía y a empezar a reconocer la ciudad, a formar parte activa de ella, ejecutando esas pequeñas acciones a nivel particular que puedan contribuir a que Caracas se convierta en un espacio más idóneo para vivir.

Share.

Leave A Reply