¿QUE ES?

El Plan Estratégico de Desarrollo Urbano Metropolitano (PEDUM), de largo plazo. Es el principal instrumento de planificación y coordinación de la ordenación urbana y urbanística del Área Metropolitana. Concebido como la dimensión espacial del Plan Estratégico Caracas Metropolitana 2020, tiene como finalidad determinar las grandes orientaciones en materia de ordenación del territorio metropolitano, las acciones que sobre las redes de servicios, grandes infraestructuras y zonas productivas de la ciudad deban acometerse en función del desarrollo esperado de la ciudad y los lineamientos del desarrollo urbano local, así como la promoción de mecanismos de coordinación entre los diferentes entes con competencia en la gestión urbana y urbanística de la ciudad.

Con un horizonte de planificación intermedio, el Plan Especial Metropolitano es el instrumento estratégico que establece los proyectos, objetivos, metas, acciones y recursos, para el desarrollo de un determinado sector de la ciudad, comprendido en un polígono ubicado en la jurisdicción de un municipio que, por las actividades que se realizan o realicen, se consideren de impacto, importancia o significancia metropolitana; que esté localizado en dos o más municipios metropolitanos; o que su poligonal se ubique en las inmediaciones de uno o más municipios metropolitanos, cuyas actividades desarrolladas se presuma afecten a otro(s) municipio(s).

En el horizonte de planificación de corto plazo, se encuentran los proyectos urbanos, concebidos como instrumentos concretos formulados a fin de definir elementos concretos de gestión y de ejecución de frentes de obras contemplados en el sistema metropolitano de planificación.

CONTENIDO:

  • Las estrategias políticas generales de ordenamiento a seguir para alcanzar los objetivos espaciales, físico –ambientales, sociales y económicos que incluyan la vocación o actividad económica que sustente e incentive el desarrollo del Área Metropolitana de Caracas.
  • El techo poblacional que albergará la ciudad, para los horizontes de plani­ficación que se establezcan.
  • La defi­nición de la organización espacial del área urbana (área desarrollada y desarrollable), áreas naturales (parques nacionales, refugios de fauna, zonas protectoras), áreas de seguridad (para gasoductos, poliductos, oleoductos, etc), y áreas productivas (agrícola, minera, etc).
  • Los lineamientos y/o consideraciones de desarrollo para las áreas de riesgo para la actividad urbanística y un Plan de Prevención y Mitigación de Riesgos con las acciones que impliquen un mínimo de amenaza para los habitantes y bienes de la ciudad.
  • Los requerimientos estructurantes –de interés nacional y/o general- de: servicios de infraestructuras, vialidad y transporte, vivienda y equipamiento, para satisfacer la población actual y futura, que darán base a la formulación de los Planes de la ciudad.
  • Las etapas para el desarrollo de la ciudad, que permitan el cómodo y racional funcionamiento del mismo sin ruptura de la secuencia de los espacios.
  • El patrimonio de la ciudad.

 

LINEAMIENTOS Y PRINCIPIOS:

  • Direccional: Perseguirá como meta fundamental la revisión integral de los planes preexistentes, con base en la ponderación de los potenciales y restricciones de la ciudad, el esquema de valores y principios de la sociedad; y la atención de sus necesidades para generar instrumentos que respondan a una visión compartida de la ciudad.
  • Dinámico: Atenderá la previsión y ejecución de los niveles de profundización de la consulta y el detalle del plan de manera progresiva y simultánea, defi­niendo líneas de acción maestras y nortes de actuación que progresivamente será desarrollados.
  • Flexible: Permitirá articular una estructura de planifi­cación donde se manejen escenarios que permitan responder a situaciones de contingencia, y dar lugar a la incertidumbre razonada que amerita la dinámica urbana de la ciudad.
  • Evaluable: Permitirá en su con­figuración la constitución de etapas concretas, con definiciones, objetivos, metas e instrumentos de evaluación.
  • Participativo: Permitirá la incorporación ciudadana e institucional en la formulación, desarrollo y evaluación de los planes, programas, proyectos y acciones que se requieran para coadyuvar al mejoramiento y la calidad de vida de la colectividad.

Visión de futuro: Responderá a la imagen de la ciudad compartida que se aspira a corto, mediano y largo plazo.